El Imparcial / Noticias de Columnas No es cierto que América Latina sea tan diferente y tan peculiar que ninguna observación ajena nos viene bien.

      Por Jesús Canale

14 de Mayo de 2022

Cómo negar que nuestro País aún no despega, que no ha iniciado su vuelo hacia el verdadero y merecido desarrollo.
Se dice que México es un País en vías de desarrollo pero para muchos, y cada vez para más, esto es una bonita manera de decir algo que no lo es tanto.
Da la impresión que los mexicanos -pueblo y Gobierno- aún no percibimos en qué civilización va el mundo.

No son pocos los que sospechan que retrocedemos y su angustia es con justa razón aún mayor.
No hay soluciones mágicas pero la única vía que promete no es la fuerza ni la abundancia, no, la única posible es la educación, concretamente aquella que nos lleve en serio a descubrir la realidad y conocer la verdad.

El mundo se mueve hoy muy rápido gracias a la ciencia y las habilidades técnicas que de ella surgen.

      La retórica, la sofistería, la suerte, la adivinación, la ocurrencia, las corazonadas y la improvisación son para el engaño; sólo el estudio sistematizado y el descubrimiento confirmado de las realidades son, hoy por hoy, materia prima para la verdadera transformación y el crecimiento y por esto es fundamental que si no sabemos dar a la ciencia y a la tecnología los estímulos necesarios para que nos digan cómo van las cosas y el por qué de los hechos, jamás llegaremos a tiempo a buen destino.

      Simplemente ver cómo nos tratan las catástrofes naturales y menos naturales: Epidemias, sequías, inundaciones, sismos, tsunamis, erupciones, agotamiento energético y además todas aquellas calamidades producto voluntario o involuntario de nuestra torpeza.

      ¿Cómo hubiéramos atemperado la furia del coronavirus sin las medidas preventivas (vacunas incluidas) y correctivas (aparatos biomédicos, medicamentos, respiradores artificiales, etcétera)? ¿Cómo enfrentar la escasez energética y la contaminación del aire sin el progreso tecnológico en las energías nuevas, limpias y renovables? ¿Cómo advertir con más precisión y tiempo los caprichosos temblores del subsuelo y los vómitos de los volcanes? ¿Cómo remediar la escasez del agua sin las nuevas técnicas de reciclaje y sin los estudios de optimización de los riegos? ¿Qué hubiera sido de millones de vidas que se han prolongado eficazmente gracias al progreso científico en trasplantes de órganos? ¿Cómo ubicar más eficazmente los metales y minerales en la corteza terrestre sin las nuevas tecnologías de rastreo? ¿Cómo lograr la identificación legal de individuos sin la biotecnología genética? Puedo agotar todas las planas de esta edición simplemente enumerando los avances debidos al ingenio, honestidad y esfuerzos científicos en tantas esferas de la vida y de tantas iniciativas en tantos países.

Grave asunto es que pudiendo mucho más hagamos tan poco; me refiero a nuestro País.
Vemos la ciencia como un apartado secundario del presupuesto, pero no nos hemos enterado de que, tras elevar en 1% del PIB, la partida para el desarrollo científico, en una o dos décadas, aportaría muchísimo más que lo invertido y resolvería graves problemas.

      Urge en las cámaras de diputados y senadores una oficina seria para el desempeño científico, totalmente ajena a lospartidos y que entre sus objetivos estén la motivación e información científica básica a los representantes; desde aquí hay que partir.

      Volteemos, por ejemplo, a Singapur, Israel, Corea del Sur, Japón, China y la India, que partiendo de un desarrollo pírrico o negativo son ahora aportantes científicos y tecnológicos para el mundo entero y -lógico- movieron a un verdadero despegue hacia el desarrollo a sus propios pueblos.

      No es cierto que América Latina sea tan diferente y tan peculiar que ninguna observación ajena nos viene bien; como si los japoneses fueran tan similares a los indios o a los israelitas.

Ya basta de cuentos.
O vamos, en educación y en política pública, tras la ciencia y la tecnología o nos dejarán atrás hasta las tortugas.
Para despegar nos urge despertar.
No sabemos cómo será en el tercer milenio, pero hoy, para hacer historia hay que hacer ciencia.

Testigo
1
2022 · 24 de mayo · Efemérides
12%
2
Persona · Ataque armado · Atentado
16%
3
24 de mayo · Horóscopo
13%
4
Grandes Ligas de Béisbol · Washington Nationals · Los Angeles Dodgers
0%
5
Televisa · Eugenio Derbez · La familia P. Luche · Excelsa · Bárbara Torres
23%
6
Durango · Accidente · Avión ligero
97%
7
Andrés Manuel López Obrador · Suprema Corte de Justicia de La Nación · Loretta Ortiz Ahlf · Superdelegado
12%
8
Instagram · Lele Pons · Celulitis
65%
9
Mundo · Organización de las Naciones Unidas · Elon Musk · Programa Mundial de Alimentos · David Beasley · Hambre mundial
30%
10
Associazione Sportiva Roma · Feyenoord de Róterdam · Liga de Campeones de la UEFA · José Mourinho
0%
11
Tamaulipas · Regidor · Heroica Matamoros · Cabildo colonial
90%
12
Israel · Turquía · Mevlüt · Temple Mount · Autoridad Nacional Palestina · Pueblo judío
13%
13
Aaron Judge · Home run · Grandes Ligas de Béisbol · Baltimore Orioles · New York Yankees
1%
14
Nintendo · Kirby · Kirby 64
2%
15
Gobierno · Derechos humanos · Matrimonio entre personas del mismo sexo · Igualitarismo
48%
16
NBA · Boston Celtics · Entrenador en jefe · Doc Rivers · Philadelphia 76ers · Kevin Garnett · Los Angeles Lakers
18%
17
Colombia · Elecciones presidenciales de Colombia de 2022 · Rodolfo Hernández Suárez · Jorge Luis Pinto
31%